fbpx

La verdad sobre la industria textil

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp

La industria textil y sus problemas medioambientales

Textile Waste

La industria textil es una de las más contaminantes y la más destacada por su relación con la explotación laboral, siendo la segunda industria más contaminante.

La industria textil implica una cadena larga y compleja de producción y consumo de suministros que van desde la extracción de materias primas, la fabricación textil, el teñido hasta la construcción de prendas de vestir.

Normalmente, cuando pensamos en la contaminación nunca imaginamos que la ropa que usamos todos los días son parte de este problema.

Sin embargo, el impacto general que esta industria tiene en nuestro planeta es motivo de gran preocupación y un problema que hay que abordar con urgencia, puesto que se utilizan miles de sustancias químicas tóxicas, requiere un alto consumo de agua y energía, genera grandes cantidades de desechos y derrames, y muchas fábricas mantienen a los empleados en condiciones miserables.

"El consumismo masivo insostenible inducido por la moda rápida es otro problema que hay que enfrentar"

El concepto actual de moda se conoce como «rápida-moda», que consiste en producción y consumo en masa de ropa en poco tiempo.

Todo esto se resume en ropa de baja calidad, con materiales sintéticos y una vida útil media baja.

Grandes cantidades de energía fósil y materias primas virgen se extraen para producir prendas que a menudo se usan sólo por un corto tiempo, y luego las materias se envían principalmente a vertederos o incinerados.

Para tener en cuenta: la industria textil utiliza el 97% de sus materias primas procedentes de fuentes virgen y sólo el 2% de fuentes de reciclaje y de los 53 millones de toneladas de fibra producida para la industria, el 12% se despilfarro durante la producción de prendas.

Las fibras textiles utilizadas en la moda son principalmente algodón, poliéster y nylon. Estas fibras pueden ser naturales (algodón) o sintéticas (poliéster y nylon), pero su producción en masa para la fabricación de prendas genera diversos impactos ambientales. El algodón es el tercer tipo de cultivo que requiere la mayor cantidad de agua.

Para tener una idea, producir un kilogramo de algodón requiere entre 5.000 y 10.000 litros de agua, dependiendo de la técnica.

También consume el 10% de todos los productos químicos agrícolas y el 25% de los insecticidas.

¿Lo sabías?

Uno de los mayores desastres derivados del cultivo de algodón fue el secado del Mar de Aral, situado entre Kazajstán y Uzbekistán.

Este desastre se produjo por la desviación de los canales de los dos ríos principales que fluyeron hacia este «mar interior» para suministrar los grandes cultivos regados en la zona.

Foto por: Daniel Kreher

Por otro lado, las fibras sintéticas como el poliéster y el nailon se producen mediante compuestos químicos, derivados principalmente del petróleo.

El impacto que generan estas fibras es enorme, ya que al tratarse de derivados del petróleo, emiten una gran cantidad de gases de efecto invernadero en su producción.

Además, son compuestos no biodegradables, y el lavado de estas prendas hace que se desprendan de sus fibras, generando microplásticos que acaban llegando al mar.

La moda lenta es una alternativa saludable a la moda convencional

La moda sostenible está vinculada al concepto de comercio justo. Al promover un nuevo enfoque de la empresa textil basado en el respeto del medio ambiente y el bienestar de las sociedades, genera, a su vez, una nueva forma de consumo moderado, justo y bien pagado y un generador de productos de calidad.

Este movimiento defiende el concepto de moda sostenible, basado en ropa con un bajo impacto ambiental. Para ello, utilizan fibras orgánicas naturales como algodón, cáñamo, lino, bambú, seda o incluso fibras recicladas.

Cada vez más ciudadanos están tomando conciencia de la necesidad de adquirir hábitos que, multiplicados por redes sostenibles, tienen un impacto positivo directo en la estabilidad del planeta.

Por eso debemos hacer compras más responsables, siendo aconsejable saber de dónde viene y cómo se produce el producto que vamos a comprar y, en la medida de lo posible, evitar compras innecesarias.

More Blog Posts

Size Chart

The tabs are working. Please, note, that you have to add a template to the library in order to be able to display it inside the tabs.